Las autonomías recibirán 900 millones de euros para implantar áreas de tráfico restringido

A pesar del golpe que ha supuesto la anulación de Madrid Central, el Ejecutivo sigue teniendo como objetivo principal la implantación y ampliación de las zonas de bajas emisiones. Para conseguir que las ciudades con más de 50.000 habitantes acoten un área restringida al tráfico para los vehículos contaminantes, desde el Gobierno se van a repartir 900 millones de euros a las Comunidades Autónomas.

Los fondos, provenientes del Plan de Recuperación impulsado por el Gobierno Central, contemplan también la adquisición de coches eléctricos con la tercera edición del Plan Moves, así como la instalación de una mayor infraestructura de puntos de recarga.

Los 900 millones, destinados a la creación de zonas de bajas emisiones y la transformación del transporte público, forman parte de una partida presupuestaria mayor de 1.010 millones de euros. En lo que respecta al resto del presupuesto, los 110 millones restantes estarán destinados a la digitalización del transporte autonómico.

Concretamente, este reparto está justificado en las líneas 1 y 6 del citado Plan de Recuperación donde, en primer lugar, se aborda el Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos, a la que corresponden 1.300 millones. La segunda, relativa a Movilidad sostenible, segura y conectada, contará con 220 millones.