Los transportistas fijan un calendario de movilizaciones contra la ZBE de Barcelona

Con el 30 de junio a la vuelta de la esquina, la historia amenaza con repetirse. Si desde el 1 de abril de este año, las furgonetas sin distintito ambiental han quedado vetadas en la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de la Ciudad Condal, ahora, la inminente ampliación de estas restricciones a camiones y autobuses ha vuelto a desatar el descontento de un sector que hoy decide movilizarse.

Si bien las organizaciones de transportistas han intentado forzar un diálogo con las administraciones competentes – el Ayuntamiento de Barcelona, la Autoridad Metropolitana y la Gneralitat – lo cierto es que, hasta ahora, no se han conseguido muchos avances.

Ante el estancamiento, AGTC, ASTAC CONDAL y GREMI del TRANSPORT han anunciado una rueda de prensa para hoy, viernes 21 de mayo, en la que desvelarán el calendario de movilizaciones previsto para “forzar un diálogo que lleve a buscar soluciones”.

El objetivo, aclaran, es la Ordenanza que regula la ZBE de Barcelona, a la que califican de “inasible y poco realista”.

Expulsión de la mitad de las flotas

Tal y como apunta la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, el porcentaje de camiones que carecen del distintivo ambiental de la DGT y que ahora trabajan el en reparto de mercancías dentro de los 95 kilómetros cuadrados que componen la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona supera el 50 por ciento.

Frente a ello, el representante del sector reclama que las ayudas a la compra de vehículos pesados con combustibles alternativos todavía no se han puesto en marcha, y la situación económica, los elevados precios de estos vehículos y la no seguridad de poder recargarlos, ni de que sean la solución adecuada para sus empresas no contribuyen a que estas empresas de transportes, en su mayor parte autónomos y pequeñas empresas, puedan renovar la flota.

Manifiesto sobre la Zona de Bajas Emisiones

Las asociaciones de transportistas han elaborado un manifiesto conjunto del sector del transporte de mercancías de Barcelona y otros subsectores sobre las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE).

Así, apelando al carácter esencial y necesario del transporte de mercancías, el manifiesto pone de relieve que la entrada en vigor de la ZBE “no ha ido acompañada de las adecuadas modificaciones normativas y ayudas a las cuales se había comprometido la administración”.

Por ello, a través de cuatro puntos, reclaman:

Que el transporte sea parte activa en la lucha contra el cambio climático, pero “de forma realista y sin que se produzcan perjuicios irreparables al sector”.
Que la administración responda a su obligación de garantizar las condiciones adecuadas para el desarrollo de esta actividad y los puestos de trabajo que de ella dependen.
Que todos los vehículos adscritos profesionalmente a la actividad y sobre todo los que requieren de una autorización de transporte, deben quedar exentos de las restricciones de circulación para la ZBE, mientras las propias Administraciones no faciliten los medios para la adecuada reconversión.
Que se cree un marco legislativo y medidas adaptadas a la situación, así como ayudas directas para poder llevar a término la reconversión del sector del transporte de la manera más pronta y eficiente posible.