Los cargadores estadounidenses llevan la Ley de Transporte Marítimo al Congreso

Después de una interrupción sin precedentes, a raíz de la escasez de contenedores, los propietarios de carga de Estados Unidos han reclamado al Congreso la “modernización” de la Ley de Transporte Marítimo. La situación ha escalado en la agenda política tras las denuncias de la Liga Nacional de Transporte Industrial (NITL), que apuntan a costes mil millonarios por la subida de los fletes y los cargos por demoras.

Asimismo, esta interrupción a nivel global “ha descubierto lagunas” en la ley, apuntan, que afectan directamente a los cargadores, “incapaces de obtener el acceso oportuno a contenedores y reservas de embarcaciones suficientes para cumplir con sus requisitos comerciales”.

Para NITL, la incapacidad de los exportadores e importadores para abordar estos desafíos comerciales significa que “ha llegado el momento de actualizar la ley, haciendo que esta refleje las circunstancias actuales”.

Así, los cambios propuestos al ejecutivo estadounidense incluyen reglas que prohíben cargos por demora y retenciones “injustas e irrazonables de las mercancías”. Del mismo modo, requerirán que las navieras se adhieran a “estándares mínimos de servicio que satisfagan el interés público” con respecto a la disponibilidad de equipos, espacio de embarcaciones y desempeño del contrato.