El Corte Inglés salva su cartera gracias a la logística: revaloriza sus activos en 500 millones

El grupo de grandes almacenes ha evaluado el impacto de la crisis sanitaria sobre su ladrillo. El Corte Inglés, inmerso en pleno proceso de reestructuración inmobiliaria, ha dado a conocer la nueva valoración de sus activos, donde, tras hacer pública una depreciación de 1.760 millones de euros respecto al mes de febrero de 2020, ha posicionado a la logística como ‘el sector que nada a contracorriente’.

Concretamente, la firma valora sus grandes almacenes en 13.600 millones de euros, 700 millones menos que los que estimó en noviembre. Sin embargo, el sector logístico ha conseguido relanzar parte de esta cartera en decrecimiento, con activos que se han revalorizado en 500 millones, hasta alcanzar los 712 millones de euros.

Asimismo, la valoración total también está 400 millones por debajo de la que el grupo realizó el pasado noviembre, según recoge Expansión. La explicación, según el buque insignia de la marca España, se debe tanto a la depreciación de los activos como a la aplicación de una metodología más conservadora.

El potencial logístico

Si bien otros de sus activos han conseguido aguantar la embestida de la pandemia, como sus oficinas, que tienen un valor en libros de 926 millones de euros por encima de lo cifrado en otoño del año pasado, la logística parece ganar posiciones en la estrategia del gigante del retail para diversificar su negocio.

Cabe recordar que, a finales de 2019, el grupo creó una nueva sociedad, El Corte Inglés Real Estate, con la que apuntó que gestionaría su negocio inmobiliario con el objetivo de servir tanto al propio grupo como a terceros.

Sin embargo, finalizando 2020, el grupo alcanzó una facturación de 10.432 millones de euros, un 31,6 por ciento menos que el año anterior, acumulando unas pérdidas netas de casi 3.000 millones de euros debido a las previsiones.

Más cerca de la venta de sus activos

El grupo de grandes almacenes empezará por la logística para iniciar su plan de desinversión de activos inmobiliarios. Con el fin de reducir la deuda, El Corte Inglés ha encargado a BNP Paribas, uno de sus principales acreedores, la búsqueda de un inversor para su cartera de centros logísticos, donde guarda la mercancía que posteriormente distribuye a través de su red de tiendas.

Este es el primer paso de una estrategia para obtener unos 2.000 millones de euros en ingresos extraordinarios con los que, apunta El Confidencial, la compañía pretende reducir el aumento de la deuda provocado por la pandemia.